Trabajo en equipo: Características; Habilidades que desarrolla; Ejemplos reales

Las habilidades de trabajo en equipo se encuentran entre los requerimientos básicos de un empleo con mucha frecuencia. Veamos con mas detalle qué es lo que en realidad quieren decir los empleadores.

 

Qué es un equipo y cómo trabajar en él.

 

El equipo en el trabajo es un equipo de empleados que confían unos en otros y trabajan para conseguir logros comunes. Ciertamente, la empresa trabaja de forma mucho más eficiente si los empelados forman una única unidad en la que cada uno de ellos entiende sus tareas y trabaja para llevarlas a cabo de modo armónico con el resto de sus colegas.

 

La persona que posee habilidades de trabajo en equipo:

 

  • Determina, rápidamente el tono apropiado de comunicación con nuevos compañeros, de modo que resulta fácil pertenecer al equipo.
  • No permite que las tareas se acumulen , y pasa, rápidamente, a resolver las tareas bisagra.
  • Está preparado para comerse su orgullo, si hace falta, para alegrar al equipo.
  • Por el bien del negocio, puede ser, al mismo tiempo, el jefe de proyecto y un operario, dentro de la estructura general.
  • Intenta llegar a un entendimiento mutuo, evitando el conflicto.
  • Está siempre dispuesto a ayudar a otros empleados.
  • Pone el interés de la compañía por encima de sus ambiciones personales.

Habilidades del trabajo en equipo como ventaja competitiva.

 

¿Cómo convencer a un empleador de las propias habilidades como jugador de equipo? No bastará con decir que saliste a cenar con tus ex-compañeros y hablasteis sobre cuestiones de interés común. Necesitas corroborar tu habilidad para trabajar en equipo con hechos, no con hablar de historias y emociones. Al hablar de logros en trabajos anteriores, habla de “nosotros” y de “nuestros”, al mismo tiempo que describes cual fue tu contribución personal al éxito conjunto del equipo.

Así, conseguirás dos cosas de modo simultáneo: enfatizar tu importancia y confirmar que estás preparado para trabajar en un equipo y llevar a cabo tareas comunes, con la habilidad de encontrar compromisos y soluciones claves.

 

Sin embargo, lo más crítico es determinar por ti mismo si puedes trabajar en equipo o si eres, mayoritariamente, un profesional individual que está más interesado en competir con sus colegas. Si consigues comprender esto último, serás capaz de determinar por ti mismo las condiciones de trabajo más adecuadas, evitando situaciones de conflicto, para que no puedas ser culpable de enrarecer situaciones.

Escuchando lo que tus colegas tiene que decir, puedes ampliar tus límites y desarrollar generosidad emocional.

 

Para resumir, me gustaría poner un ejemplo de trabajo en equipo a través de la tribu Hopi. El Comité Hopi para la Preservación de la Herencia Cultural (Hopi Cultural Heritage Preservation Board), hizo uso de las leyes sobre la preservación de monumentos históricos para influenciar sobre las decisiones relativas a los monumentos históricos localizados en los territorios de sus reservas y adyacentes. En esta organización, fundada por la tribu, hay un arqueólogo perteneciente a la tribu, varios arquitectos de proyectos, y especialistas en cultura Hopi. Su propósito es preservar la “esencia espiritual y cultural de los Hopi, incluyendo arqueología, etnología, la búsqueda de santuarios robados y la restauración y preservación del lenguaje Hopi”. El Comité Hopi para la Preservación de la Herencia Cultura desarrolla planes para participar en las actividades de investigación de los lugareños, miembros del clan y comunidades religiosas. Dado que la historia de los clanes y el conocimiento de los rituales, rara vez eran compartidos con miembros de otros clanes, por no mencionar a aquellos que no son indios, resulta vital que los ancianos, como guardianes del sagrado conocimiento, participen en este proyecto.

El Comité coopera activamente con el grupo de deliberación, que incluye a representantes de todas las comunidades, clanes y sociedades religiosas de los Hopi, clérigos, es decir, todas aquellas personas que poseen información importante a la hora de tomar decisiones. El proceso de consulta lleva mucho tiempo, pero es necesario para superar las suspicacias que existen entre los arqueólogos Hopi y los científicos del oeste. Los Hopi han dejado claro que su participación en el proyecto no implica que aprueben un proyecto o construcción específicos. Ellos nunca perdonarán la destrucción de sus monumentos, pero pueden recomendar medidas para mitigar los efectos negativos sobre sus monumentos desde distintas tareas. Proceden teniendo en cuenta el hecho de que es mejor tener un documento escrito acerca de su monumento que no tener nada en absoluto, ya que así, el recuerdo no se perderá. A medida que las partes son más conscientes la una de la otra, las ideas Hopi acerca de lo legítimo de la investigación van evolucionado, como la arqueología misma. Al mismo tiempo, los miembros de la tribu sienten la necesidad de obtener nueva información acerca de su pasado, dado que no desean perder su singularidad, aquello que les identifica como Hopi.

 

La colaboración entre la población indígena y los arqueólogos funciona bien, mas allá de la gestión de los recursos culturales y la atenuación de daños (sistemas de medidas que reducen los efectos dañinos sobre los monumentos en construcción). Se trata de respeto y sensibilidad acerca de los valores y las esperanzas de otras personas por el bien común.

Acerca de la autora: Melisa Marzet es una escritora, traductora y copywriter  freelance con más de 10 años de experiencia, y trabaja también como periodista. Le gustan las cosas sencillas y viajar a lugares en los que consigue inspiración para escribir. Puedes ver más muestras de sus trabajo en  http://royalediting.com/

Escribe aquí tu comentario:

Comments are closed.

Compartido