6
May

El Talento, solo, no basta

“El entorno está cambiando”. Esta es una sencilla frase que no por repetida hasta el infinito deja de ser cierta y que debemos asumir en nuestra vida diaria, personal y profesionalmente hablando.

¿Hasta qué punto está cambiando el entorno? La respuesta a esto es radical, el cambio es cierto, amplio y rápido. La aplicación de las nuevas tecnologías y la digitalización, a todas las áreas de nuestra vida, es un hecho. Desde el Jardín de infancia hasta la residencia de mayores, la presencia de aparatos, herramientas y actuaciones digitales es del 100%. Incluso si hemos querido preservar  algún área de nuestra existencia de esa sombra digital, me atrevería a decir que hemos fracasado. La generación de los nativos digitales está ya en el mercado de trabajo, viven, con, en, para, por y a través de la red, sus actuaciones, comportamientos y satisfacciones están ligados a internet y hay ya un importante porcentaje de jóvenes que no pueden vivir en un mundo sin internet, igual que no pueden vivir en un mundo sin alimentos.

Vivimos inmersos en un entorno tipo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) y manejarse en él no es fácil, el talento solo, la intuición o las herramientas tradicionales, que hasta ahora nos permitían manejarnos y salir adelante ya no son suficientes.

¿Qué se puede hacer entonces para enfrentarse a ese cambio? En primer lugar hay que ser consciente de él y de su alcance, pero demos esto por supuesto.

Pero para hacer frente a este cambio hay que enfrentarse a un proceso de “desaprendizaje para aprender”. En este momento la capacidad cognitiva ha de medirse con la capacidad de desarrollo emocional. Habrá que trabajar, de modo continuo actitudes de integración, perseverancia, capacidad de afrontar situaciones frustrantes. Se hace necesario aprender de forma continua, adaptarse y ser flexible.

El talento, solo, no siempre puede avanzar a machete vivo, en esta selva, necesita contar con herramientas y técnicas que le ayuden a avanzar con la rapidez suficiente para no quedarse relegado.

Corren nuevos tiempos para todos. Nosotros y nuestro talento, debemos saber cómo enfrentarnos a ellos.

Créditos:

Imagen de cabecera de Mireya Trias bajo licencia creative commons, modificada para adaptarse al tamaño requerido y corrección ortográfica.